¿Cómo limpiar los suelos vinílicos?

Descubre algunos consejos para que tus suelos queden radiantes   

 

Te traemos la solución para que queden siempre impecables  

El suelo vinílico ofrece una gran cantidad de ventajas. Es un material práctico y decorativo, y, además, es muy sencillo de limpiar, su mantenimiento es prácticamente nulo.

Algunos de sus beneficios

Este tipo de suelos tolera bastante bien las acciones externas, soporta estoicamente un uso intensivo. También es muy resistente frente la humedad y las salpicaduras de agua, por lo que es perfecto para estancias como la cocina o el baño. Es un suelo cálido y atractivo, de tacto suave y pisada silenciosa.
Además, debido a su fácil instalación, es recomendable para realizar reformas DIY y, otro de sus beneficios, es que no es necesario contar con suelos perfectamente lisos para instalarlo, sino que podemos ponerlo en solados irregulares.

Su limpieza diaria

Para su limpieza cotidiana, podemos realizar el mismo proceso que si fuera un suelo laminado o de madera, pasar el aspirador. Si contamos con un cabezal específico para suelos delicados, es mucho más efectivo que utilizar el cepillo. Aspiramos con frecuencia para evitar que se acumule la suciedad.

Un mantenimiento más profundo

Si queremos realizar una limpieza más profunda, emplearemos una mopa húmeda en agua con jabón seguida de otra mopa limpia y seca, o en su defecto, un trapo.
En este proceso, debemos emplear un detergente neutro si es posible, y no mojar mucho el suelo, pese que aguantan bien la humedad. Gracias a esta limpieza más exhaustiva eliminaremos mejor la suciedad incrustada.

Recomendaciones para evitar que se estropee

Pese a tratarse de un suelo resistente, podemos estropearlo si no tenemos un mínimo cuidado. Algunos consejos para un correcto mantenimiento son:
– Evitar arrastrar muebles y objetos pesados. Podemos colocar protectores de fieltro en las patas de sillas y mesas para en caso de tener que moverlas, dañen el suelo lo menos posible.
– Estar atentos a la goma de los zapatos, o de algunos protectores de muebles, por ejemplo, ya que podrían mancharlo.
– Y finalmente, debemos tener cuidado con los calentadores, o la plancha, ya que, si no los tenemos lejos del suelo, podrían llegar a quemarlo.

Emplear limpiadores adecuados

Los productos que se emplean para limpiar los suelos vinílicos, habitualmente se aplican diluidos en agua tibia utilizando una mopa. Cuando los limpiamos, es recomendable siempre secarlos con un trapo.
Los estropajos, esponjas, o polvos agresivos también podrían dañar la superficie del vinilo. Por ello, la mejor opción es utilizar jabones y detergentes neutros, efectivos y suaves con la superficie de vinilo.

¿Cómo recuperar la luminosidad?

Los suelos vinílicos pueden adquirir un aspecto apagado con el paso del tiempo, por ello, debemos saber qué productos podemos emplear para ayudarles a recuperar su brillo. No se aconseja utilizar limpiadores ni abrillantadores con disolventes. Tampoco se suelen emplear ceras, aunque sí puedes utilizar una cera acrílica específica para devolverle a los suelos de este tipo un brillo muy especial. Procura además escoger un producto con propiedades antideslizantes para evitar accidentes.

¿Cómo eliminar las manchas?

En caso de que el suelo se manche, lo primero que debemos hacer es retirar las manchas cuanto antes, sobre todo si son difíciles de eliminar, como, por ejemplo, las de aceite, vinagre o limón. Si son de tomate, sangre o tinta, debemos diluir alcohol en agua y empaparlas con un poco de algodón, sin frotar. Seguidamente, las aclaramos con agua y listo. En caso de que las manchas sean de rotulador, desaparecerán frotando con alcohol. 

Evita la limpieza a vapor

No es recomendable utilizar la vaporeta para limpiar los pavimentos vinílicos, ya que el vapor a alta temperatura puede estropear para siempre tu suelo vinílico.

Ejemplos

¿Cómo limpiar los suelos vinílicos?
¿Cómo limpiar los suelos vinílicos?
¿Cómo limpiar los suelos vinílicos?

¿Hablamos?

¡Estamos en Cicero!

CompartirShare on Facebook

Abrir chat