Qué es el diseño biofílico

Descubre qué es el diseño biofílico y su importancia para el ser humano

 

¿Qué es el diseño biofílico?

Para saber qué es el diseño biofílico podemos apuntar que incluye plantas y mucha conexión con la luz solar- Oliver Heath.

Oliver Heath es el impulsor del llamado diseño biofílico. Para comenzar, debemos saber que se trata de una corriente de la arquitectura, la cual apuesta por reestablecer los vínculos entre la naturaleza y el ser humano. Incluso, demuestra el peso que los elementos naturales tienen en nosotros: “Si le pides a alguien que cierre los ojos y se imaginen un espacio en el que se sientan relajados y cómodos eligen espacios rodeados de naturaleza: con agua, hierba, árboles, montañas, cielos azules… Siempre piensan en eso, lo que demuestra que la naturaleza nos hace sentir bien”.

Por ello, Heath parte de la premisa de que todos “sabemos que la naturaleza nos hace sentir bien. Nos vamos de vacaciones a la playa, a la montaña… elegimos ir a la naturaleza porque nos reduce el estrés” y, en consecuencia, dice que el diseño biofílico “es mucho más que poner una planta en la oficina. Se trata de crear espacios para ayudar a la gente a desarrollar sus tareas en un espacio que mejore su bienestar”.

El origen del diseño biofílico

    Desde el principio, los seres humanos han estado ligados a la naturaleza. Pero, con el paso de los años, la vida en el entorno urbano ha hecho que perdamos de vista la importancia de los elementos naturales. Además, normalmente vivimos envueltos en una actividad frenética, dominados por el estrés y el reloj.

    Es decir, por el camino hemos dejado de contemplar la importancia de estar en contacto con la naturaleza, aunque, en nuestro interior, seguimos notando dicha conexión con ella. En pocas palabras, un arquitecto británico llamado Oliver Heath dice: “Al trasladarnos de espacios rurales al mundo urbano es muy fácil perder esta conexión con la naturaleza. Vivimos envueltos en mucho estrés y muchas veces no reconocemos los beneficios de esta conexión”

    Pero ¿cómo logramos recuperar esa conexión con la naturaleza? Fundamentalmente, a través de tres principios básicos del diseño biofílico:

    1. Emplear elementos de la naturaleza

    “A través de introducir los elementos adecuados, se pueden lograr transformar las oficinas tradicionales en lugares mucho mejores para nuestro bienestar físico y emocional, así como para nuestra productividad”, asegura el propio Heath.

    Por ejemplo, apostando por áreas de trabajo junto a ventanales con vistas a elementos naturales como montañas, agua, o, el cielo. O, con la presencia de plantas o jardines verticales en el lugar de trabajo. Incluso, también se pueden introducir sonidos, como el agua, música, u olores naturales, además de elementos estimulantes con movimiento, como cascadas de agua.

    Sin duda, es de vital importancia tener contacto con el aire fresco, bien a través de ventanas que se puedan abrir, o de terrazas. Por otro lado, un aspecto que no se tiene presente, pero que es también destaca en el diseño biofílico, es la conexión biológica con los cambios estacionales, que pueden percibirse con la introducción de plantas autóctonas que crezcan o mueran según la estación del año.

    1. Utilizar símiles de la naturaleza

    “Mejorar nuestra conexión con las formas de la naturaleza, con las plantas o los árboles no tiene por qué ser con elementos naturales, también hay elementos artificiales que recrean estas formas”, recuerda Oliver.

    Por ejemplo, el empleo de colores naturales o determinadas formas pueden recordarnos a elementos naturales y crear el mismo efecto en el ser humano. Además, se logra el mismo efecto con materiales como la madera, la lana, el cuero o la piedra, por ejemplo. Es decir, la madera sin duda es una clara protagonista en este tipo de diseño.

    1. Apostar por espacios naturales

    En este caso, no se trata únicamente de poner una planta o una mesa de madera, sino de “crear espacios en los que quieras ir a trabajar”. Oliver Heath apunta a la importancia de la creación de espacios, ya que nos permite lograr distintos ambientes, “zonas excitantes, que te animen a pensar, a ser creativo, y otras en las que te puedas relajar”.

    Por ejemplo, si contamos con una vista despejada, tendremos sensación de amplitud y libertad y es la mejor forma de lograr un espacio para la planificación y la vigilancia. Por el contrario, si quieres un lugar donde refugiarte del ruido para actividades más reflexivas puedes conseguirlo con sillas con un respaldo alto, o creando zonas de relax o lectura con asientos hacia miradores, senderos cubiertos. Incluso, se puede potenciar el sentimiento de riesgo en edificios que jueguen con la altura, el agua y la gravedad a través de pasarelas, atrios o balcones.

    Para concluir

    En pocas palabras, habrá diferencias en la implementación de estas medidas, como reconoce Heath: “Seguramente, alguien nacido en Noruega tiene una relación diferente con el sol de la que tienen en Dubái. En Dubái necesitarán crear espacios para protegerse del calor y de la luz, mientras que en Noruega querrán que entre mucha luz en casa porque tienen menos horas de sol”, pero recuerda que los principios básicos son comunes.

    Este arquitecto, pionero en este tipo de diseño, recuerda que todas estas medidas, a las que muchas empresas renuncian por motivos financieros y de espacio, realmente aportan un retorno mucho mayor con el “bienestar físico y emocional” de los trabajadores, reduciendo significativamente las bajas y los costes por la rotación del personal, por lo que se trata de una inversión más que interesante.

     ¡Ponte manos a la obra y apuesta por el diseño biofílico en tu próximo proyecto!

    Ejemplos

    Qué es el diseño biofílico
    Qué es el diseño biofílico
    Qué es el diseño biofílico

    ¿Hablamos?

    ¡Estamos en Cicero!

    Abrir chat